Las cinco casas embrujadas más famosas

No todo es alegría y diversión en las ciudades y pueblos. Ninguno se escapa de los cuentos, mitos y leyendas más oscuras que puedan existir. No hay región que no tenga una historia fantasmal, donde haya sucedido un hecho fuera de lo común, espeluznante y difícil e incluso imposible de describir o explicar lógicamente. Siempre ha existido esa cada vieja, sucia y abandonada que nos ha llenado de miedo con tan solo verla o al pasarle cerca. Tal vez para buscar alguna respuesta de la inhabitabilidad de dichas casas, las personas inventan, o tal vez no, la existencias de seres perversos, fantasmas, brujas, hechiceros o algún tipo de actividad demoníaca. Aquí traemos la lista de las cinco casas embrujadas más famosas para conocer un poquito más acerca de lo sobrenatural.

 

  • La casa maldita de Amityville. Esta casa se encuentra en el número 112 de Ocean Avenue en la población de Amityville, Nueva York, EE.UU. La casa grande de tres pisos de pintura blanca y tejas rojas, con un bello jardín y hasta una piscina; fue el escenario perfecto para la masacre. Cuentan que a tempranas horas de la mañana del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor con tan solo 17 años de la familia DeFeo asesinó a sus padres y hermanos utilizando un rifle. El total de cadáveres fue de seis. La razón del hecho fue la orden de unas voces que el chico escuchó en su cabeza. A partir de ahí comenzaron a pasar muchos hechos presuntamente inexplicables.

 

  • La casa Whaley. Construida en el año de 1857 sobre un cementerio en San Diego, EE.UU. Las personas comentan que se han visto en múltiples ocasiones la aparición de fantasmas de personas ahorcadas y asesinadas en el mismo sitio, así como también del mismo dueño de la casa que pasa caminando de vez en cuando. Transformada en museo desde el año 1960, es un buen lugar turístico para quien le gusten las historias de terror.

 

  • La casa de Crenshaw. Esta casa de Illinois, EEUU, tiene varios nombres a conocer: la Mansión Crenshaw, la colina de Hickory y la Casa de los Esclavos Antiguos. Ya con el último nombre nos podemos hacer una idea de la historia que se esconde detrás de este hogar. Aquí vivían John Crenshaw, comerciante de tierras y esclavos, junto con su esposa y sus cinco hijos. Dicen que el señor John secuestraba y maltrataba a sus trabajadores en el tercer piso de la vivienda. Los usaba para que se ocupasen de sus tierras como mano de obra barata. Con la llegada de una nueva familia debido a la mudanza de la familia Crenshaw, las actividades paranormales dieron inicio. Se escuchaban las voces de llanto y queja de los que una vez estuvieron como esclavos allí.

casa-embrujada

  • La casa de Ñuñoa. Construida en 1915 por la familia Suárez Mujica. Ubicada en Chile. Una casa de tres pisos con una cúpula al final. Con un diseño arquitectónico espectacular. Los habitantes comentan que por las noches se veían siluetas lamentándose, haciendo mucho ruido y caminando dentro de la casa. Todo comenzó porque uno de sus antiguos dueños se enamoró de una de las criadas, la cual fue asesinada por la esposa del hombre. Otra historia cuenta que de ese amorío salió un hijo. La esposa del dueño asesinó a esa cría junto con su madre, la criada. De allí se desprenden las historias de lamentos y gritos en esta casa embrujada.

 

  • La mansión de Loftus Hall. Esta historia de fantasmas se localiza en Irlanda. No se trata de cualquier fantasma, sino del mismísimo diablo el que merodea por la estructura de piedra y viejas tierras abandonadas. Su dueño original fue el inglés Sir Alexander Redmond en el año 1350. Luego pasaría a la familia Loftus para el año 1650. La leyenda maléfica cuenta que un desconocido llegó pidiendo cobijo. La familia estuvo de acuerdo. Durante un juego de cartas entre la familia y el sospechoso invitado, una de las damas fue a recoger un naipe caído. Su sorpresa fue que el hombre no tenía pies de humano sino patas de caballo. Inmediatamente el hombre desapareció dejando solamente un agujero en el techo, el cual todavía existe. Esa fue la visita del diablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *