Lilith, la mujer maldita de Adán

Si el nombre de Lilith junto con el de Adán no les suena, debe ser porque la historia siempre es contada por los vencedores. Las sombras, los derrotados o los que huyen o se van, no son plasmados en las historias escritas o cantadas. Son pocos los registros que se tienen de ella. Un personaje misterioso y legendario representante del símbolo feminista por excelencia. ¿De dónde salió? ¿Por qué ha sido escondida su historia? Pondremos en relieve los pocos conocimientos que se tienen de la primera mujer que existió.

El origen de la humanidad

Son muchas las versiones que explican, o al menos tratan, el origen de Adán y Eva. En una cuentan que ambos fueron creados simultáneamente a la imagen de Dios. En otra, relatan que luego de crear a Adán, Dios no lo quiso dejar solo y luego de la creación de los animales, tomó una costilla de él y creó a Eva. Ya en este punto se puede apreciar una contradicción entre ambas versiones. Pero existe una tercera versión, la de Lilith. Utilizando arcilla, inmundicia y sedimentos, y no polvo puro como en el caso de Eva, Dios creó a la primera mujer: Lilith.

La maldición había llegado

Adán y Lilith era dos almas completamente libres. Una más que la otra. Pero ninguno pudo conseguir la paz y la tranquilidad con el otro. Al momento de intimidar, ella no reaccionaba de la mejor manera debido a que Adán siempre adoptaba una postura que Lilith consideraba humillante. Le comentaba a Adán que si ambos fueron creados de arcilla, tenían los mismos derechos. Por ende eran iguales y semejantes.

Lilith era todo lo contrario a la obediencia porque respetaba y seguía a pie de la letra la idea de igualdad. Es por esto que hoy en día y por los pocos descubrimientos que se han hecho de su historia, es un símbolo feminista. Desterrada por ella misma, voló fuera de el Paraíso antes de que perdiese su identidad por no sucumbir ante las órdenes e imposiciones de Dios. Tras su huida, Lilith llegó a una cueva en las costas del Mar Rojo donde vive con sus amantes demoníacos. Adán pidió su retorno, pero ella no quiso aceptar. De allí Dios creó a Eva porque “el hombre no puede estar solo”. Una criatura nacida de las costillas de Adán para que fuese sumisa y lo complaciera a cabalidad.

cielo

La reina de los condenados

Por ser Lilith la amante y compañera de los demonios, se le ha conocido con el nombre de la Reina de los vampiros, de los demonios, o de los condenados. Gracias al auge de la literatura oscura, gótica y vampírica precedida por Drácula de Bram Stoker y seguidamente por la muy conocida Anne Rice y sus Crónicas Vampíricas; se ha vuelto a colasión la figura de Lilith y de los seres demoníacos que han desobedecido a Dios. Del mismo modo se podría analizar estas figuras como arquetipos de la conducta masculina y femenina. Lo patriarcal versus el feminismo.

El hombre y la mujer

Las pruebas, los hechos y las historias de Lilith son muy reducidas y difíciles de encontrar. Su protagonismo ha estado suprimido a través de la historia. Solo por medio de la ficción literaria es que se ha podido conocer un poco más de ella. ¿Realidad o alegoría? ¿Carne y hueso o ideales escritos? El hombre siempre ha querido humillar y esconder la figura femenina ya que se destacaba por encima de él. Lo que se conoce de Lilith tiene como mejor prueba el Génesis, pero no se sabe quién ni por qué han tratado de borrar su “hipotética” existencia. Todo es contradictorio y no muy claro en realidad. Pero es bueno, en cierto modo, quedarnos con alguna duda porque solo así seguiremos buscando la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *