Las nuevas tecnologías de streaming

La creciente tendencia de plataformas como Netflix y HBO y la entrada a las casas de cada vez más aparatos conectados a Internet son algunas de las tendencias que han marcado el 2016. En 2017 podrían empezar a ganar protagonismo las iniciativas basadas en la inteligencia artificial y la realidad virtual, que debe llegar al consumidor general gracias a las nuevas propuestas de cámaras, plataformas y gafas.

Aunque las plataformas de vídeo bajo demanda ya se habían instalado antes la llegada de los gigantes americanos ha sido el punto de inflexión que ha hecho que los hábitos de consumo de producciones audiovisuales empiecen a cambiar. El 2016 ha sido el año donde servicios como Netflix, HBO y Amazon Video vieron un crecimiento exponencial con su público.

La llamada Internet de las cosas, en referencia a los objetos cotidianos que empiezan a incorporar conexión a Internet para permitir un control remoto y la mejora a través de los datos que recogen, también ha empezado a calar en las casas con dispositivos como termostatos o bombillas. Aparatos como los relojes inteligentes, en cambio, han tenido menos aceptación y ventas de las que se podía prever un tiempo atrás.

Los nuevos Apple Watch y Samsung Galaxy Gear no han dado un gran empuje al sector, que ha visto como otras grandes promesas han acabado siendo absorbidas por los competidores por poco dinero. Como apuesta de futuro, cada vez ganan más protagonismo los servicios basados en la inteligencia artificial y los softwares capaces de simular conversaciones, escritas u orales.

Más contenido y aparatos para llevar la realidad virtual en todo el mundo.

Aunque hace años que se habla de la realidad virtual y la realidad aumentada, lo cierto es que ésta aún no ha llegado al público general. Los expertos apuntan a la generación de contenido para conseguir que esta tecnología sea atractiva. De hecho, ya hay cámaras disponibles por menos de 400 USD que permiten la grabación e, incluso, la emisión en directo de vídeo en 360º, y que pueden acercar la generación de contenido a cualquier persona.

Esto, combinado con plataformas como Facebook y YouTube, que ya aceptan este tipo de vídeos, y con gafas que pueden llegar a costar menos de 10 USD, puede permitir la popularización definitiva de la realidad virtual durante este año que comienza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *