Templos chinos para visitar

China ha visto un período marcado por cambios radicales en su economía. Ha experimentado un período de cambio rápido desde que abrió sus puertas al mundo en los años 70. En los últimos tiempos, más personas de todo el mundo se van a China para conocer y apreciar la rica herencia histórica del país. Desde que China abrió sus puertas a la globalización, muchas comodidades occidentales están disponibles ahora por lo que al visitar este país también es puede ver cosas conocidas pero lo que realmente vale la pena son las cosas autenticamente chinas, y para esto no hay mejor ejemplo que los templos.

El Templo del Cielo, Beijing:

La arquitectura del templo es impresionante. Tiene un parque adyacente donde los visitantes pueden practicar tai chi según su conveniencia. El Templo del Cielo es considerado como el templo más sagrado entre todos los templos imperiales.

Templo de Nanshan:

Es considerado uno de los lugares santos de los budistas. Se sitúa cerca del mar y las montañas y su arquitectura es un reflejo del estilo arquitectónico de la antigua China.

Templo Yonghe, Pekín:

Los pasillos del templo de Yonghe en Bejing tienen estatuas de bronce del Bodhisattva. Durante la temporada de primavera, en sus instalaciones se celebran ferias que son vistas por una gran multitud de visitantes.

Templo del caballo blanco:

Este es uno de los templos más antiguos de China. El Templo del Caballo Blanco es considerado como la cuna del budismo. Los visitantes pueden sentir el mundo espiritual escuchando las historias antiguas. Durante el reinado de la dinastía Han, el emperador había enviado a muchos monjes a la India para traer escrituras budistas de estos lugares. Como fueron llevados sobre un caballo blanco así es como el templo del Caballo Blanco tiene su nombre.

Templo Nanputuo:

Es un antiguo templo ubicado en Xiamen. Hay grabados antiguos de oro y las mil manos de Buda se encuentran aquí.

Templo Shaolin:

Éste era uno de los templos antiguos en China. El famoso kung-fu y las artes marciales chinas se enseñaron aquí.

Templo colgante:

En el paisaje de las montañas Hengshan, el famoso templo colgante adorna la vista con su majestuosidad. Ha permanecido allí durante mil años y los edificios fueron construidos de una manera única porque están soportados por pilares de madera que se cortan y se insertan en la superficie de las montañas. Es una aventura en si mismo dar un paseo por este templo y las montañas alrededor

Las Montañas Wudang:

Hay muchos templos construidos alrededor de las espectaculares montañas Wudang. Uno de ellos es el templo de Nanyan que se construyó con las rocas de los acantilados cercanos.

Para un turista que viene por primera vez a China, puede convertirse en una tarea difícil visitar todos los lugares por su cuenta. Por esa misma razón se recomienda ver los templos, ya que la esencia del país esta plasmada a la perfección en estos recintos sagrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *